Seleccionar página

rehabilitacion_energetica_eurolosa

La rehabilitación energética de las viviendas podría generar unos 150.000 empleos locales sostenibles a largo plazo y supondría un ahorro de 684 euros anuales a cada hogar medio en su factura eléctrica, además de contribuir a la reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en más de ocho millones de toneladas en 2020, según WWF.

Durante una jornada sobre edificios eficientes en la que han participado arquitectos, empresas de servicios, constructoras y representantes de la administración, WWF reclama que las políticas del sector de la rehabilitación de edificios se centren en eliminar obstáculos normativos, en mejorar los aspectos económicos de las reformas y en potenciar una financiación a largo plazo y de bajo coste.

En el encuentro, la ONG ha presentado su informe ‘Retos y oportunidades de financiación para la rehabilitación energética de viviendas en España’, con el objetivo de reducir, al menos, un 75 por ciento la energía que consume el parque residencial en España.

El trabajo aporta un análisis financiero realizado por ‘Climate Strategy & Partners’ y una investigación realizada por WWF en 2010 sobre las oportunidades de eficiencia energética que existen en España.

En este contexto, WWF insiste en que el papel del Gobierno es “fundamental” para integrar política y financiación en un entramado en el que participen entidades financieras, empresas energéticas, empresas de servicios energéticos (ESE) y otros agentes de distribución.

Por ello, pide que se eliminen los “obstáculos normativos” ya apunta que, para lograrlo, es “importante” facilitar la decisión de reforma de viviendas multifamiliares, que se proporcione información clara a los consumidores a quienes se debe recordad que estas rehabilitaciones también mejoran la salud y el confort de los ciudadanos, que aumentan su productividad laboral.

“Es imprescindible mejorar los aspectos económicos de las reformas”, subraya el documento que añade que esto supone incorporar el valor añadido que supone para el propietario la reducción de las emisiones de CO2, incorporar medidas fiscales que impliquen deducciones fiscales para las reformas en profundidad y crear un impuesto a las emisiones de CO2, que proporcionaría los fondos públicos necesarios para estimular el sector.

Asimismo, la ONG pide que la financiación se realice a largo plazo y a bajo coste, para lograr que los programas gubernamentales financiaran parcial o totalmente las operaciones relacionadas con la rehabilitación energética de los edificios. En este contexto, propone acometer un programa de financiación dentro de una factura ya existente, como el ‘Green Deal’ de Reino Unido, o el programa PACE de Estados Unidos.

Para el técnico en eficiencia energética de WWF, Georgios Tragopoulos, la rehabilitación energética de los edificios es una “oportunidad para salir de la crisis”, ya que al disminuir el consumo de energía, es posible ahorrar en importaciones de combustibles fósiles y minimizar las emisiones de CO2, contribuyendo así a frenar la crisis climática.

Tragopoulos agrega que, asimismo, con la rehabilitación energética se fomentan los empleos de calidad porque con 3,3 millones de viviendas, en España se crearían hasta 150.000 empleos en 2020. Por ello, ha puesto de ejemplo a Alemania, donde entre 2006 y 2009 la financiación por parte del banco estatal KfW ha hecho posible reformar energéticamente un millón de viviendas, construir 400.000 nuevos hogares y crear 240.000 empleos nuevos al año.

Fuente: http://www.europapress.es